Antipode, un avión 10 veces más rápido que el Concorde

Echando la vista atrás, hay que reconocer que el mundo se hizo mucho más pequeño a partir del nacimiento de la aviación. Sin embargo, aún sigue siendo lo suficientemente grande como para que nos lleve más de un día recorrerlo entero.

No obstante, hay quién quiere cambiar esto. El conocido diseñador industrial Charles Bombardier ha mostrado el diseño de un avión al que ha llamado Antipode, un ingenio que, de cumplir con lo que promete, podría recorrer la distancia entre Londres y Nueva York ¡en tan sólo 20 minutos!

Su operativa consistiría en despegar con normalidad de un aeropuerto y ascender rápidamente hasta los 40.000 pies, donde se impulsaría con sus potentes motores cohete para alcanzar una velocidad literalmente estratosférica, si me permites el chiste fácil.

La idea es ascender lo más rápidamente posible para sufrir el menor rozamiento posible con las capas bajas de la atmósfera, que además de dificultar la aceleración genera una gran cantidad de calor. A esa altura se supone que llegaría hasta las 16.000 millas por hora, lo que supondría una impresionante cifra de más de 25.000 km/h. Es decir, más de 10 veces superior al Concorde, el mítico avión supersónico.

Diseño conceptual del Antipode

Diseño conceptual del Antipode

La verdad es que este superavión ni siquiera entra en la categoría de supersónico, pues con una velocidad máxima estimada de Mach 24, está sobradamente calificado dentro de los aviones hipersónicos (velocidad Mach > 5).

No es la primera vez que se diseña un aparato de estas características. Por ejemplo, han existido proyectos como el del Skreemr, que podía alcanzar Mach 10, aunque irónicamente al compararlo con el Antipode parece lento, ¿verdad? Sin embargo, dicho proyecto sufría problemas de sobrecalentamiento y ruido excesivo. Con este nuevo proyecto se cree haber solventado los problemas de su predecesor.

Lamentablemente, y según palabras del propio Bombardier refiriéndose al Antipode, “al final no es una idea práctica, sino más bien un concepto”. Nuestro gozo en un pozo. Pero como todos los avances podría influir enormemente en la industria y suponer un antes y después en el desarrollo de tecnologías y procesos.

Por supuesto ya os imaginaréis que este ingenio, de llegar al ámbito comercial, tampoco resultaría nada barato, por lo que su uso quedaría relegado a aquellas personas que, no sólo tengan mucha prisa, si no que también tengan su equivalente en dinero.

Más info -> CNN

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.