La entropía del bienestar

Puede que muchos de vosotros conozcáis o hayáis escuchado hablar alguna vez de la entropía. Refiriéndonos al término físico, la entropía (proveniente del griego, que significa evolución o transformación) es una magnitud que mide cuanta energía de un sistema no puede utilizarse para realizar un trabajo. Dicho más coloquialmente y de forma más entendible, podemos decir que la entropía mide el grado de desorden de un sistema. A mayor desorden, mayor será la entropía.

Veamos esto con un ejemplo. Partimos de un compartimento estanco que dividiremos en dos mediante una superficie removible. En una de las partes de este compartimento introducimos, por ejemplo, Hidrógeno. En la otra parte introduciremos, por ejemplo, Oxígeno. Bien, en este punto podemos decir que nuestro sistema se encuentra en un estado ordenado (como les gustaba a nuestras madres que tuviéramos la habitación, ¿verdad?). En este estado, decimos que nuestro sistema tiene una entropía baja.

Entropia del bienestar2

Aumento de la entropía de un sistema

Pues bien, si ahora retiramos la superficie removible permitiendo que las partículas circulen libremente por todo el compartimento, una vez transcurrido un tiempo, nos encontraremos con que las partículas se encuentran ubicadas y mezcladas al azar (¿parece lógico verdad?). Dado que lo que ha ocurrido es que hemos perdido nuestro estado ordenado, aumentando el desorden, diremos que la entropía del sistema ha aumentado. Normalmente el estado al que se llega de forma natural es al de entropía más alta.

Entropia del bienestar3

Aumento de la entropía de un sistema

De esta forma se suele decir que el universo tiende siempre a maximizar la entropía. Y quizás sea por esto por lo que nos resulta lógico pensar, a priori, que el sistema tenderá a acabar con sus partículas mezcladas al azar, puesto que estamos acostumbrados a verlo de esta manera. En cualquier caso resultaría curioso que las partículas, de forma completamente aleatoria, acabasen ordenadas de nuevo en cada parte del compartimento (entropía baja).

Otro claro ejemplo, quizás más sencillo, que todos podemos comprender es el de la temperatura. Si juntamos dos materiales a distinta temperatura, se producirá un intercambio de calor hasta que se alcance el equilibrio térmico. Esto no es ni más ni menos que lo mismo que ya hemos visto. El orden inicial se modifica, generando el mayor desorden posible (equilibrio térmico) o maximizando la entropía.

equilibrio termico

Equilibrio térmico

Bien, pues hasta aquí llega la clase de física de hoy. Lo que a continuación os quiero contar no es más que el fruto de una mente trastornada y delirante (bueno, tampoco hay que pasarse, ¿no?).

La mayoría de la gente suele estar de acuerdo en que el propósito de cada una de las personas (olvidándonos de los instintos de la especie y demás) es la felicidad. Una vez satisfechas todas nuestras necesidades básicas, lo que buscamos es ser felices. Y también sabemos que esto resulta, a veces, complicado ya que no dejan de ocurrirnos cosas que, en mayor o menor medida, afectan a nuestro bienestar.

Pues bien, desde hace un tiempo me gusta ver este sistema del bienestar desde el punto de vista de la física, más concretamente desde el punto de vista termodinámico, o, específicamente, desde la entropía.

De esta manera, he definido la entropía del bienestar como el grado de desorden de nuestra felicidad. Cuando somos bebés y no tenemos preocupaciones nos encontramos en un estado, más o menos, ordenado. Según van sucediendo cosas a lo largo de nuestra vida este estado va cambiando, el orden se torna en desorden y el desorden en caos. Esto no hay manera de evitarlo, la vida se complica. Pero, si bien no podemos evitar que la vida siga su curso, añadiendo nuevas variables y complicaciones a nuestra existencia (algunos dirán que es culpa de Murphy), sí que podemos, de manera activa, influir en nuestra propia entropía del bienestar. O al menos me gusta pensar que un poco.

Mucha gente, sin saberlo, ya lo hace. Hay gente que va de compras cuando está triste, otros comen helado (sí, sí, como en las películas!), otros consiguen sentirse mejor ayudando a otras personas… Las combinaciones son innumerables.

Yo personalmente, cuando tengo malos ratos en el día, muchas veces pienso: “no puede ser, debo disminuir mi entropía del bienestar” y me compro chocolate (típico, ¿no?) o hago algo que me aporte felicidad. Todo depende de lo que nos haya causado ese desorden.

Pero tened en cuenta que esto es sólo a nivel personal, a nivel microscópico en la escala del mundo. ¡Imaginaos lo que se podría hacer a gran escala!

La única diferencia con la magnitud física que hemos visto al comienzo de este artículo es que, en aquella, no es tan fácil influir.

Quizás no sea suficiente, quizás a algunos no les haga falta, quizás otros ya lo vean así, pero ahora que nos encontramos en tiempos de celebración, que nos juntamos en familia para devorar cochinillos, pavos, turrones y dulces… además de pensar en cómo nos vamos a quitar esos kilitos de más, deberíamos pensar en si nos los merecemos. Es hora de pensar en cómo ha ido el año, es hora de pensar si debemos disminuir nuestra entropía del bienestar.

Las pequeñas cosas pueden estropearnos el día y las pequeñas cosas pueden arreglárnoslo. A veces pienso que le doy demasiadas vueltas a las cosas… ¿o será un subidón de azúcar? No sé si este año me he ganado el turrón…

Por supuesto no puedo dejar pasar la oportunidad para desearos a todos unas Felices Fiestas, un próspero Año Nuevo y una bajísima Entropía del Bienestar!!

9 Comments

  • leshar dice:

    Feliz entropia a todos!
    Me ha surgido una pregunta a nivel personal; cuando ves el telediario, lo haces siempre comiendo chocolate? tienes que tener el torrente sanguíneo más dulce del mundo

  • Jerbbil dice:

    Muy buenas, me sumo al deseo de Ieshar o deseo feliz entropía a todos.

    Al principio no sabía si comentar esta entrada o no… ¿no se te ha ido un poco la pinza, Sheldon? Es broma, es broma… me ha parecido un artículo muy interesante.

    Aparte de la consideración de que desgraciadamente no todo el mundo puede tener al alcance de su mano sus “disminuidores” de entropía, hay un matiz que me parece un tanto peligroso… es lo de aplicar las leyes de la naturaleza y de la Física al estado de ánimo y, por extensión y aunque ya se salga del marco de tu artículo, al comportamiento psicológico en general.

    Es que leyendo el artículo, y aunque lo que digo ya sé que no tiene mucho que ver, recordaba que una vez leí en algún sitio que el sistema económico actual estaba plenamente justificado por la teoría de la evolución de Darwin. Y puede que esté metiendo la pata, pero me pareció mezclar churras con merinas. A ver qué se opina por aquí… o igual no se opina nada (tengo las neuronas aún un pelín embotadas de tanta fiesta).

    Saludos cordiales.

  • Sheldon dice:

    Buenas Jerbbil!

    Gracias por tu comentario y por tus buenos deseos!.

    Antes de nada… sí, tienes razón, se me ha ido la pinza bastante, xD, debe de estar relacionado con mi torrente sanguíneo chocolateado.

    Para seguir, decirte que, espero que, lógicamente, nadie se tome este artículo en serio. No es serio (ni lógico) como dices, aplicar leyes de la naturaleza a comportamientos humanos o sistemas como el económico. No sólo porque tengan comportamientos diferentes, sino porque se basan en premisas diferentes.

    Este artículo no es más que una visión, en clave de humor, muy particular de determinados aspectos de la vida desde el punto de vista de la física, pero ante todo… eso, humor. Me gusta la física y me gusta hacer gracias y bromas con muchos de sus aspectos aplicados al día a dia. Tengo algunas teorías más como la entropía del bienestar (alguna acerca de la relatividad) que puede que algún día cuente aquí, pero sin otro objetivo que arrancar alguna que otra sonrisa (idealmente alguna carcajada) y, a ser posible, siempre desde un punto de vista didáctico desde el que poder explicar y acercar algún tema de ciencia. (Lo que comentas de la economía y la teoría de la evolución, en fin… eso ya puede ser más grave, pero no me quiero meter, que desconozco el tema)

    En fin, que el chocolate nos puede alegrar el día pero, cuidado! que luego se os puede ir la olla como a mí en esta ocasión ;p.

  • Majonei dice:

    jajaja, me encanta, que grande eres Sheldon! seguid así

  • Jerbbil dice:

    Hola de nuevo,

    Capté el humor de tu artículo, y lo comparto, la verdad es que reflexiones post-fiesta como éstas suelen ser divertidas… es sólo que recordé lo que una vez leí. Tú deja que se te vaya la olla, que ya lo disfrutaremos los demás :).

    Esperaré con impasiensia infinita :)lo que anuncias sobre la Relatividad. Ésa sí tiene que ser buena.

    Saludillos.

  • Jerbbil dice:

    Perdón por el doble post.
    Lo que leí está aquí… y aunque no sé mucho de economía, sigo pensando que es mezclar churras con merinas (perdón por apartarme del tono sonriente del artículo):

    http://www.tendencias21.net/Una-teoria-equipara-la-economia-con-la-evolucion-de-las-especies_a2294.html

    Pero insisto en lo de la Relatividad.

  • Jesús dice:

    Muy bueno, totalmente de acuerdo. Esto tiene muchas maneras de abordarlo, tu ya sabes que yo tiro por la psicológica 😉 Y tras esto viene un sinfín de explicaciones a hechos comunes. Malestar se suple con otras cosas… al final lo que queda es procurar no hacer daño a los demás (explicándolo en plan gracioso sería… ten cuidado porque puede que hayas viajado atrás en el tiempo y no acabes con la especie humana, como alguien de nuestro tiempo ha viajado al pasado no inmediato para acabar con los dinosaurios y no lo hiciera; pasarían catástrofes terriiiibles 🙂

  • […] Entropía del bienestar http://www.atomosybits.com/2009/12/25/la-entropia-del-bienestar/  por puesesoseguramente hace 2 segundos […]

  • phileagle dice:

    que tal, estaba buscando una definción más comprensible de la entropía, y me tope con tu artículo, el cual me pareció bastante interesante partiendo de la lectura del libro llamado ” psicologia de la posible evolución del hombre” planteado por Ouspenski. Y del cual realiza algunos analisis Maurice de Nicolle. Soy una aficionada a la escuela del cuarto camino y me tope con el planteamiento de la entropia como una forma de estancamiento del cual solo es posible liberarse a travez de la neguentropía o choque de energía externa.Quiero entender que esto significa que nada puede hacer funcionar un cuerpo o sistema sino es a travez de unainteracción provocada desde el exterior. pero leyendo tu articulo suena a algo tan simple como destruir el malestar interno realizando una acción que produzca un movimiento diriguido a crear bienestar, es decir, orden interno ¿estoy entendiendo bien o estoy jalada de los pelos? Me gustaría mucho que me lo explicaras. Muchas gracias de antemano y ¿que es la neguentropía especificamente, se puede aplicar esta ley a la evolución de la psique?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.