Próximamente a la venta…el primer ojo biónico

Hace unos días hemos conocido que la Agencia del Medicamento estadounidense o FDA (Food and Drug Administration) ha aprobado la comercialización del primer ojo biónico del mundo. Este dispositivo, fabricado por Second Sight Medical Products, ha sido denominado Argus II Retinal Prothesis System y consiste una pequeña lámina de electrodos que se coloca quirúrgicamente en el ojo del paciente, permitiéndole detectar formas y movimientos. La retícula está conectada a unas gafas que serán las encargadas de procesar la imagen que el paciente tiene delante.

Argus II Retinal Implant Device

Está diseñado para ser utilizado en pacientes que padezcan de Retinitis Pigmentaria severa, una enfermedad rara de carácter degenerativo que afecta a las células fotoreceptoras de la retina, los conos y los bastones. Estas células son las encargadas de recibir la luz y mandar impulsos nerviosos al cerebro, que será el que finalmente interprete la imagen que el ojo ha captado. En el caso de la Retinitis Pigmentaria los conos y los bastones van, paulatinamente, degenerándose y muriendo, impidiendo que se envíen los impulsos eléctricos al cerebro y provocando una pérdida de visión que, con el tiempo, termina en una ceguera total. El sistema Argus II sustituye la función de las células degeneradas y permite que las señales visuales atraviesen la porción dañada de la retina y que la información llegue al cerebro. Ni que decir tiene cómo afectará este dispositivo a las posibilidades de las personas afectadas de esta enfermedad, no sólo a sus habilidades motrices, sino también a su psicología.

Ojo biónico

El sistema está indicado para personas mayores de 25 años con un diagnóstico de Retinitis Pigmentaria severa, con la función de la retina interna intacta y que hayan podido percibir formas en algún momento de su vida. Los pacientes en los que fue probado este dispositivo fueron capaces de distinguir entre blancos y negros e incluso movimientos. Se cree que el dispositivo estará disponible en varios países europeos por un precio de unos 73.000 €. Puede que parezca un poco caro, pero aún estamos en los comienzos. En algún momento estos dispositivos serán tan comunes que su precio será muchísimo más bajo y razonable.

¿No os parece increíble?

Entérate de más –> El País

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.